Astorga


Casa Rural Begoña, se encuentra a 40 minutos de la ciudad de Astorga, con mas de dos mil años de antiguedad.

Wikipedia => Astorga es un municipio y ciudad española situada en la zona central de la provincia de León, en la comunidad autónoma de Castilla y León. Está situada en la comarca de la Maragatería, de la cual es su núcleo más importante, en el tránsito entre el Páramo y los montes de León. La ciudad es cabeza de una de las diócesis más extensas y antiguas de España, cuya jurisdicción abarca la mitad de la provincia de León y parte de las de Orense y Zamora. Es, además, cabeza de partido judicial.

Nacida como campamento militar romano de la Legio X Gemina a finales del siglo I a. C., poco después se transformó en un núcleo civil. Capital del Conventus Asturum, Asturica Augusta fue un importante nudo de comunicaciones en el noroeste peninsular y gozó de cierta prosperidad en los primeros siglos de nuestra era gracias a la cercanía de varias explotaciones mineras, entre ellas Las Médulas. Tras el fin de éstas y las sucesivas destrucciones de la ciudad, ésta se vio sumida en un prolongado letargo hasta que en el siglo XI el impulso del Camino de Santiago supuso la revitalización del núcleo urbano.

Creado el marquesado de Astorga en 1465, en época Moderna la ciudad quedó sumida en una etapa de estancamiento. Durante la Guerra de la Independencia, Astorga soportó el asedio de las tropas francesas, hasta la derrota, tras más de treinta días de sitio. Durante el período napoleónico, la ciudad fue propuesta como capital de uno de los departamentos en los que quedaría dividida la España de la época. En el siglo XIX, la implantación del ferrocarril provocó el declive de la arriería pero permitió una revitalización de la vieja urbe al potenciar de nuevo las posibilidades que brindaba como nudo de comunicaciones.

Su patrimonio histórico y monumental, su situación como cruce de la Vía de la Plata y el Camino de Santiago, así como diversas celebraciones que tienen lugar a lo largo del año, entre las que destacan los carnavales, la Semana Santa y las fiestas de astures y romanos, la convierten en una ciudad receptora de turismo nacional e internacional. Entre sus monumentos más representativos se encuentran la Catedral, el Palacio Episcopal, el Ayuntamiento y la Ergástula romana, todos ellos declarados Bien de Interés Cultural.

La actividad económica de la ciudad maragata, en la que el turismo es un pilar fundamental, se centra principalmente en el sector servicios debido a su papel de centro comarcal. Cuenta también con una destacada industria alimentaria.